Seguidores

sábado, 17 de febrero de 2018

POEMARIO: DE REGRESO A MI INTERIOR (79) "No me interrumpas"

 "El sueño es un arte poético involuntario"
                                       (Immanuel Kant)


NO ME INTERRUMPAS
(O los retazos de mis pensamientos)

Déjame que me sumerja
en mi mar de sueños.
Sueños de retazos...
Trozos de recuerdos...

Déjame que me zambulla
en mitad de mis anhelos,
y ahogarme entre las sábanas
que envuelven mis deseos.

No me prohibas asomarme
a los espejos de mi mente;
pues aunque rotos en pedazos,
refulgen igualmente.

No me oscurezcas las imágenes
que reflejan incoherentes,
los pedazos de unos tiempos
que pasaron lentamente.

Y no me impidas que me cuelgue
del maldito minutero,
arrancando las jornadas
de otro insípido febrero.

Y no me interrumpas,

mientras emponzoño
las páginas de mi cuaderno
con guarismos vomitados
de símbolos blanqui-negros.

Y pintaré la estancia
del color de mis mañanas,
mientras espanto con mis gritos
los graznidos de los cuervos.

Y sonarán entre mis voces,
ecos de antiguos guerreros,
que presos y puestos en armas
acometerán contra mis duelos.

                                    (c) (J.J. 2018)

lunes, 12 de febrero de 2018

POEMARIO: DE REGRESO A MI INTERIOR (78) "Rumores del mar"


"...Cuando mis pensamientos están ansiosos, 
inquietos y malos, me voy a la orilla del mar,
y el mar los ahoga y los manda lejos con sus grandes
sonidos anchos, lo purifica con su ruido, y impone un ritmo
sobre todo lo que en mí es desorientado y confundido..."

                                                 (Rainer María Rilke)



RUMORES DEL MAR
(O el bálsamo para mis sentidos)

Llevo los  ojos 
llenos de mareas.
Los labios repletos
de sabor a mar.
Los oídos plenos
de cantos de gaviotas,
y las manos llenas
de arena y de sal.

Y mi cuerpo llevo
lleno de vaivenes,
de olas furtivas 
que vienen y van.

Y los sentidos tengo aletargados,
por el insistente sonido calmado;
sonido de olas
...rumores del mar...

Los sueños ocupados
por mil caracolas,
que todas a una
quieren sonar,
-Tal vez para avisar al viajero extraviado,
de que existe otra tierra allende la mar-

Y los barcos que surcan
mi eterno soñar,
dibujan con estelas
un mar de cristal.

...No me despiertes
-que aun no he dormido-.

...No rompas en trozos
mi mar de cristal.

Que en sueños no puedo
a mi mar sentirlo.
...Que en sueños no puedo
soñar a mi mar...

                                        (c) (J.J. 2018)
                                      

domingo, 11 de febrero de 2018

POEMARIO: DE REGRESO A MI INTERIOR (77) "Lo que antes era"


"...Créame usted; 
los recuerdos desvelan más que el café..."

                                 (Poetisa Loca)





LO QUE ANTES ERA...Y YA NO ES...
(O una mirada al pasado)

Toros de fuego mugían
por Jerez de La Frontera,
y los olivos cantaban
cerca de Sierra Morena.

Un gato al sol despereza sin ganas
su eterna modorra y pereza,
estirando bien sus cuatro patas
sin uñas, sobre la hierba.

El cuervo grazna en el cielo
a ovejas sin su cabeza,
que están pastando en un prado
donde no crece la hierba.

Un mirlo canta en un árbol;
melancólica tristeza,
y sus cantos ya se escuchan
al borde de la dehesa.

Veo un campesino que pasa,
rumbo a la parcela de siega,
donde tendrá que segar
una mísera cosecha.

Y las nubes ya se marchan
espantadas por el viento,
que mece aspas de molinos
en la manchega meseta.

En el norte, ya no suena
de la industria su sirena,
que marcaba los relevos
que llevaban fuerza fresca.

Ahora ya no es como antes.
Nada es como antes era.
Pobre pueblo que ha olvidado
lo que es y lo que fuera.

Una tierra de estadísticas.
De ver al turista que llega,
para arañarle unas monedas
a otra tierra extranjera.

Sufro viviendo esta vida
y mi sangre se me seca,
igual que se seca mi pluma
escribiendo a tumba abierta.

Pobrecitos de nosotros...
¿Sabemos lo que nos espera
en un mundo donde eine
la miserable moneda?.

Unas vidas miserables
donde la muerte ya acecha,
cubierta de caracolas
manchadas de sangre seca.

                                © (J.J. 2017)

sábado, 27 de enero de 2018

POEMARIO: DE REGRESO A MI INTERIOR (76) "Juez y Parte"




JUEZ Y PARTE


La balanza se quedó
olvidada en alguna parte,
y sola se cubrió de polvo;
sola se quedó una tarde.

Y la espada yo arrojé
al fondo de la mar salada,
pues no quería juzgar
a nadie con mi palabra.

Me quité la venda de los ojos
y bajé del pedestal,
a convivir con los humanos;
a ser un humano más.

Tu no me puedes juzgar,
y yo juzgarte a ti no quiero.
Cada uno somos cual,
y ese cual...lo que tenemos.

Noches negras sin dormir.
Sueños por realizar.
Objetivos sin cumplir.
Algo por lo que luchar.

Incertidumbres y miedos...
Fantasmas escondidos en la oscuridad.
Pesadillas del pasado;
-De esas todos tenemos-.

¿Es lícito?...No lo se.
Y tampoco quiero saberlo.
Sólo trato de sobrevivir
en este mundo imperfecto.

No me juzgues...No te juzgo,
pues no podemos hacerlo.
El juicio es imparcial,
y de eso no tenemos.

Tu no me puedes juzgar;
yo juzgarte a ti no quiero;
pues ambos somos juez y parte
de unos caminos gemelos.


                           (c) (J.J. 2017)

*Gracias R. por el título.

viernes, 26 de enero de 2018

POEMARIO: DE REGRESO A MI INTERIOR (75) "Nunca me Imaginé"

"...Fue muy dura la derrota: todo lo que se soñaba,
se pudrió en los rincones, se cubrió de telarañas.
Y ya nadie canta "Al Vent", ya no hay locos, ya no hay parias,
pero tiene que llover, aun sigue sucia la plaza..."

                                         (Ismael Serrano)
                                        /Papá cuéntame otra vez/



NUNCA ME IMAGINÉ
(...O de cómo quedarse atónito viendo el día a día...)

Nunca pensé en escribir
estas letras que hoy escribo,
mas me puede el corazón
en un mundo sin sentido.

Nunca quise los honores,
ni la gloria empapelada.
Nunca quise ser la espada
en la guerra de vivir.

Pero el mundo es otra cosa,
y en el no cabemos los parias.
Ni caben los poetas locos,
ni utopías de orgullosos.

Este mundo en que vivimos
hecho de sangre y fortunas,
no sabe defenderse a una
de vampiros con corbata.

Y no quiero meter las patas;
pero hay algo que es seguro:
O nos unimos sin patrias,
o este mundo está perdido.

Y luego vendrán los llantos;
aquello que pudo haber sido,
que por temor a lo desconocido
no quisimos ni probar,
y preferimos dejar
que nos robe como siempre
ese mismo delincuente
al que queremos echar.

                                      (c) (J.J. 2017)